La fachada trasventilada como recurso de ahorro energético

Poco a poco, se van introduciendo mejoras tanto en los materiales de construcción como en nuevas tecnologías para conseguir reducir los consumos energéticos de nuestras viviendas. Con la introducción del certificado energético el gobierno a querido dar un paso para alcanzare lo que Europa nos exigirá en el año 2020: que el consumo de nuestros edificios sea casi nulo (desde mi punto de vista bastante optimista viendo el ritmo que llevamos).

Para conseguir esto, no sólo la energía geotérmica, la biomasa, la eólica, etc… nos ayudan a hacerlo. Hay un componente constructivo muy importante el cual, si no está bien diseñado, no hay sistema que reduzca el consumo. Hablamos de la envolvente del edificio, osease, fachadas y cubiertas. De las segunda hablaremos en otra ocasión, ya que en este artículo me quiero centrar en las primeras.

¿Cómo conseguimos diseñar bien una fachada, y que además se comporte bien térmica y acústicamente? Aunque hay más opciones, la fachada trasventilada es un sistema muy útil para este fin, sin tener que gastarse todo el presupuesto de la construcción de vivienda.

edificio fachada trasventilada

¿En qué consiste?

Básicamente, la fachada trasventilada es un sistema que se compone de un elemento de aplacado sobre elementos portantes interiores sustentado por una subestructura (normalmente denominada “rastrelado”) que se fija mecánicamente mediante anclajes. Entre el aplacado (que luego veremos que puede ser de diferentes materiales) y el elemento portante queda una cámara por la que discurre una corriente de aire de la parte inferior a la superior, con el objetivo de controlar la humedad y mejorar la temperatura para que el aislante pueda trabajar eficientemente. Para que nos entendamos, el aplacado funciona como una  primera “barrera de defensa” antes de que actúe la segunda capa (portante, y donde se encuentra el aislante térmico).

circulacion aire fachada ventilada

Esta segunda piel adelanta la capa mas expuesta de la fachada, en verano frena la radiación solar y en invierno actúa como un primer aislante ventilado (minorando así la humedad). Cabe señalar que en los puntos de anclaje pueden actuar como puente térmico y también se pueden producir condensaciones, por lo que hay que seleccionarlos con detalle.

Productos

Existen muchas casas comerciales especializadas en la producción de aplacados para este tipo de fachadas: Rockwool, Alucobond, Viroc, Euronit, Faveton, Isover… Y muchas de ellas las comercializan con diferentes materiales, dependiendo del tipo de acabado que se le quiera dar: aluminio (más para edificios terciarios), madera, piedra artificial, panel de madera-cemento… Las ventajas de estos materiales, además de ser prefabricados y llevar un control de calidad en su fabricación óptimo, es que gracias a la juntas entre paneles, no existen problemas de dilatación y retracción, por lo que este tipo de fachadas tienen un gran aspecto durante mucho tiempo. Muchos de ellos también permiten su corte a medida dimensional de la fachada, pudiéndose ajustar a cualquier tipo de proyecto.

Es por todo lo expuesto por lo que recomendamos al menos el estudio de este tipo de fachadas en cualquier proyecto de arquitectura, si queremos realmente apostar por la reducción de energía empleada tanto en la construcción del edificio como en el posterior mantenimiento y uso.

Saludos.

Jesús V.

Adapto Arquitectura

Fuente: Adapto Arquitectura

Imágenes: wikipedia.es – pcceramicos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s